Reverendo de tardes, periodista en ‘prime time’

03/04/2012 § Deja un comentario

El reverendo gritaba en la manifestación, rodeado de centenares de personas que lo aplaudían y coreaban. “¡Hemos venido a decir hoy que ya es suficiente! ¡Suficiente es suficiente!”, clamó. Una hora más tarde, el reverendo Al Sharpton aparecía en directo  en el canal de noticias MSNBC. Lo hace cada día a las seis de la tarde. Es el presentador del informativo que abre el prime time.

Activista y presentador. Las dos facetas de Al Sharpton cuestionan la neutralidad de su programa en el polémico caso Trayvon Martin. Ξ

Las dos facetas de Sharpton han emergido con vehemencia con la muerte del joven Trayvon Martin. También es la muerte de un adolescente negro por los disparos de un vigilante voluntario en un pueblo de Florida, que ha devuelto a la escena mediática el conflicto racial en Estados Unidos.

El día de la manifestación, en plena controversia sobre si el vigilante disparó en defensa propia o indiscriminadamente, el reverendo televisivo dedicó su día a apoyar a la familia de la víctima. Por la mañana, acompañó a los padres a una reunión con el Departamento de Justicia para pedir que se imputara al autor de los disparos, George Zimmerman. Por la tarde, hizo de jefe de ceremonías en la protesta ciudadana.

No le sabía a nuevo: este reverendo negro suma décadas como activista a favor de los derechos de los afroamericanos. “¡Trayvon podría ser uno de nuestros hijos, podría ser uno de nosotros!”, repetía con su voz áspera entre pancartas. Abogó por que la población afroamericana reivindicara sus derechos con dignidad e inteligencia. Pidió la detención de Zimmerman y le acusó de disparar indiscriminadamente.

Y a las seis en punto entró en directo desde Florida. Sus detractores reprochan al canal MSNBC que no puede cubrir este caso desde la independencia ni puede pretender contrastar la información. “¿Puede Sharpton ser un agente justo en su programa mientras presiona para que Zimmerman sea detenido?”, se preguntó el crítico de The Tampa Bay Times, Eric Deggans. Otros, como la comentarista de medios Lauren Ashburn, quitaron hierro al asunto: “El reverendo es un opinador, como llamamos en este sector, y todo el mundo lo sabe”.

“¿puede ser Sharpton un agente justo en su programa?”, se preguntó un crítico televisivo

Desde que en 2011 Sharpton tomó las riendas del informativo de las seis de la tarde, las fronteras entre la información, la opinión y el pregón se confunden. En su día, la MSNBC aseguró que el fichaje reforzaba su franja de acceso al prime time y pasó a llamar el programa Politics Nation.

Aunque la follow-up question es: ¿sólo es reprobable la actitud en el caso Martin de la cadena de Sharpton? The New York Times tardó tres semanas en hablar de la muerte de Trayvon Martin, otros medios nacionales una decena de días e, incluso, el periódico de la zona reaccionó al cabo de 72 horas.

Fue el pasado 29 de febrero, tres días después del disparo, cuando el Orlando Sentinel dedicó un breve de tres párrafos a la muerte del joven Martin, acompañado de una foto sacada de su Facebook. Un mes después, el caso abría informativos y aparecía en las portadas de la prensa de papel. Hay articulistas que creen que la lenta reacción mediática prueba los prejuicios de las redacciones hacia la población negra.

El primer breve. Aparece en 'Orlando Sentinel', con unas 220.000 copias diarias y basado en Orlando, en el estado de Florida. Ξ

Al editor de un informativo -alegan los críticos- no le sorprende una turbia muerte de un hombre negro. En el programa Reliable sources de la CNN encontraron más factores: el suceso pasó en un pueblo de Florida alejado de grandes ciudades, pasó en una de las siete localidades estadounidenses llamadas Sanford y pasó en un sitio sin periodistas locales.

El Orlando Sentinel, diario de referencia en la zona, tiene su redacción a media hora en coche de Sanford, cerró hace un tiempo su corresponsalía en la localidad para reducir gastos y despidió cerrientemente parte de la plantilla por la crisis de anunciantes.

En The New York Times, el primero en hablar del caso fue un columnista. “Este caso ha vuelto a encender un escándalo sobre la vigilancia ciudadana, el sesgo racial y el trato equitativo de la ley”, escribió. El columnista es y se indentifica como afroamericano. Ξ

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Ética en THE FOLLOW-UP QUESTION.